viernes, 28 de septiembre de 2012

En el Home Studio todos somos novatos...


Sin poses, sin complicaciones, dejando de lado la vanidad y la arrogancia... en el Home Studio somos todos novatos. Saber configurar tu programa de grabación con tu interfase de audio y grabar tus ideas no es ningún "super poder" y no nos convierte -en automático- en ingenieros de grabación del Abbey Road.

Tampoco saber "medio usar" un Compresor o Ecualizador o cualquier otro plugin o aparato (hardware) nos convierte en expertos ni nos da nada que presumir.

La idea es simple... siempre estamos aprendiendo y siempre debemos estar dispuestos a hacerlo -aprender-, y podemos aprender de todo y de todos... de cualquier artículo o guía, de cualquier consejo, de cualquier experiencia compartida y los más importante... de nuestros propios errores.

En mi opinión "saber utilizar hardware y software de grabación" tiene -y debe tener- un único fin: Grabar música bien, y presentarla lo mejor posible.

Supongamos que ya tenemos todas las pistas de una canción grabada, con todos sus tracks de instrumento y voces que la integran. En ningún lado dice que hay que utilizar todos los plugins ni todos los aparatos con que contamos en el Home Studio. Lo que tenemos que saber es aprovechar las herramientas que tenemos para hacer sonar a tu canción de la mejor forma posible.

Igual y no hace falta pero recordemos y tengamos siempre presente que lo realmente importante es grabar bien cada track de instrumento, con buen tono, con claridad, con buena ganancia y libre de ruido (todo lo libre de ruido que se pueda). - Que tengas un editor de audio y algunos plugins para limpiarlo no quiere decir que tengas que grabar como sea que se grabe y resolver ese tipo de problemas después, y así con otros tipos de defectos que pueden colarse en tus grabaciones.

Tengamos siempre presente que la principal herramienta de nuestro Home Studio son nuestros oídos.
  • Al escuchar nuestras grabaciones debemos escuchar el todo... no tales o cuales instrumentos.
  • Buscamos musicalidad, que suene bien, que suene bonito, que emocione, que transmita emociones... no debemos buscar nunca que sea un ejercicio técnico y frío donde se busca la perfección antes que la emoción.
  • Una buena mezcla no que todos los instrumentos suenen claramente... una buena mezcla debe tener carácter, idea musical y proponer algo... fíjate en esos discos donde la voz no suena notoriamente por encima de los instrumentos o esos discos donde es difícil distinguir cada instrumento por ejemplo.
  • Es necesario tener creatividad, el criterio y la idea de como queremos que suene nuestra música.
  • Hay que entender que estudio -Home Studio- es un instrumento más, y es determinante para darle forma, sonido y personalidad a nuestros temas.
  • Hay que correr riesgos... los discos que ahora son referencia de grabación lo hicieron en su momento.
  • Recordar siempre que aunque se trabaje en computadoras y todo esta en la pantalla, la música se escucha... no se ve. Apaga ese monitor y concentrate en escuchar!  
Para finalizar traer de vuelta esa idea que ha estado presente en algunos post previos... desde el Home Studio podemos empezar a cambiar esa extraña mecánica de "hyper procesar" los instrumentos y voces de la mezcla. Esto se convertirá en la nueva "loudness war".






Publicar un comentario